Archive for the ‘Salud Emocional’ category

CUANDO LA LOCURA DECIDE EL DESTINO DEL MUNDO

septiembre 10, 2011

El Dr. Redlich un psiquiatra judío y socialista graduado de la Universidad de Viena, y quien perdió 6 familiares en campos de concentración se sintió motivado para investigar cómo un hombre de orígenes humildes, sin educación, como Adolfo Hitler pudo convertirse en un asesino de masas y en la figura más influyente del siglo XX.

El ímpetu final que lo llevó a escribir Hitler: Diagnosis of a Destructive Prophet, (New York, Oxford University Press, 1999), fue el surgimiento de aquellos que negaban el holocausto, así como el movimiento que intentaba excusar las acciones de Hitler al atribuirlas a una enfermedad mental, la famosa “defensa por locura”. Como dice el Dr. Redlich “una de las preguntas que se ha mantenido más tiempo sin respuesta es si la enfermedad física o los trastornos mentales pueden contribuir a la comprensión de su conducta (de la conducta de Hitler). Es el tema de este libro, el único tema al que yo, que no tengo la profesión de historiador, puedo hacer una contribución”.

Haciendo una separación entre “enfermedades físicas” y “trastornos mentales”, El Dr. Redlich revela su enfoque psicoanalítico al afirmar que las enfermedades mentales no son físicas, sino el resultado de procesos intrapsíquicos ocasionados en gran medida por las experiencias de la infancia temprana y el abuso parental.

Otros especialistas han sugerido que Hitler presentaba el “síndrome del hijo mayor encapsulado”, el “complejo de mesías”, “personalidad borderline”, o la explicación psiquiátrica mejor documentada y más razonable de los Dres. Hershman y Lieb, quienes sugieren que Hitler fue “un paranoide, maniáco depresivo y megalomaniáco, cuyo trastorno lo hizo capaz de cometer los más monstruosos crímenes”.

Es conveniente señalar que Sigmund Freud se rehusó a establecer un diagnóstico de la patología de Hitler, arguyendo que nunca lo examinó.

La obra del Dr. Redlich cuenta con una amplia bibliografía y una profunda investigación, pero fracasa al no conectar las palabras y actos de Hitler con sus antecedentes médicos.

Hitler perdió varios meses de escuela debido a una enfermedad pulmonar seria. El hermano de Hitler,  Edmund, falleció por encefalitis secundaria a sarampión cuando Hitler tenía 11 años. Se sabe que este tipo de padecimiento produce sutiles cambios en el “control moral”, y puede conducir a la enfermedad de Parkinson en la mediana edad. Se sabe que Hitler la padecía.

Pero ¿es esto una excusa para el antisemitismo de Hitler y sus aberrantes crímenes? Desde mi punto de vista no,  puede ser únicamente una explicación de sus violentos cambios de humor, paranoia y falta de brújula moral, pero no lo exculpan. Su bien documentado abuso de anfetaminas pudo haber incrementado su paranoia y dañado su juicio, sobre todo en presencia de un daño cerebral orgánico.

El Dr. Redlich consideró a Hitler como un “profeta destructivo”, y Hitler se consideró a sí mismo como “un mesías”.

La historia de Hitler debe dejarnos como lección que se requiere legislar para que todo gobernante se someta a una detallada historia médica, a exámenes médicos completos, a pruebas psicológicas y psicométricas,  a un inventario cuidadoso de su estado de salud tanto física como mental , a pruebas de laboratorio y gabinete, e incluso a imagenología cerebral.

Como dato curioso, el prestigiado Dr. Redlich concluye que Hitler era un hombre malvado.

La moraleja que dejó Hitler al mundo debemos tenerla presente cuando en el futuro se haga la recapitulación histórica de quién era Felipe Calderón y qué tan responsable fue de esta devastación que sufrimos ahora los mexicanos, y que quedará marcada en las páginas más negras de nuestra historia.

Referencias:

Hitler: Diagnosis of a Destructive Prophet, by Fritz Redlich, M.D. New York, Oxford University Press, 1999.

Book Forum Am J Psychiatry 159:6, June 2002

Anuncios

MÉXICO: LO SINIESTRO NUESTRO DE CADA DÍA.

septiembre 29, 2008

 

Decapitados cuyas cabezas se tiran lejos de sus cuerpos, ajusticiados abandonados en zonas donde las familias suelen convivir los fines de semana, granadas estalladas enmedio de niños, mujeres, hombres y ancianos reunidos en una plaza cívica, retenes en los que los militares detienen a balazos a los ciudadanos, secuestros que corolan con crímenes aberrantes. El Terror llega ahora a ensañarse con una sociedad, la mexicana, previa y gravemente dañada y cada día más acosada por la pobreza, la carestía imparable, el desempleo, la falta de oportunidades, el crimen organizado, la corrupción, la falta de justicia y legalidad para los que no podemos pagarla y las acciones delictivas, insensibles y sin castigo de la casta en el poder.

Freud en su obra “Lo Siniestro” (1919) aborda el tema de la angustia, “…lo siniestro se da cuando se desvanece el límite entre la fantasía y la realidad; cuando lo que habíamos tenido por fantástico aparece ante nosotros como real…”, lo siniestro pertenece al orden de lo terrorífico, de lo que provoca angustia y horror. Sería aquello espantoso que afecta a las cosas conocidas y familiares.

Sin duda lo familiar o conocido, aquellas personas, lugares o situaciones con las que nos sentimos reconfortados, son el punto de referencia de nuestros sentimientos de protección, seguridad y valía. En ellos nos sentimos libres de amenazas, resguardados, amparados y valiosos. Por ello, ahora en México en que lo familiar se ha convertirdo también en habitáculo del miedo, quedamos absolutamente carentes de protección, sin puntos de referencia y con la sensación de que no valemos nada.

¿Dónde podremos resguardarnos ahora? ¿Hacia dónde huiremos del peligro si ese peligro emerge de lo que nos es más próximo, nuestra tierra, nuestro hogar? ¿Qué podrá ahora procurarnos el sentimiento de estar a salvo? La experiencia de lo siniestro, según Freud, responde a la súbita transformación del propio calor del hogar en algo capaz de helarnos la sangre en las venas.

Cuando no nos podemos aferrar a cuantas cosas fueron un referente, entonces nace el verdadero miedo y el terror es el sentimiento que aparece, justamente, cuando no hubo apronte angustiado y el peligro sobresalta. Estas experiencias son causadas por la intervención humana y como consecuencia tienden a trastocar el sistema de valores, creencias y actitudes de toda la sociedad ya que se asocian con la crueldad humana en su máxima expresión, enviando el mensaje “la próxima vez puedes ser tú”, caracterizándose así la dimensión de angustia, irracionalidad y perversidad que conmociona nuestra realidad y nos hace sentir tratados como objetos, como cosas.

Frente a semejantes actos masivos terroristas, criminales, violentes, súbitos e inesperados, las vÍctimas reaccionamos inicialmente con un estado de “shock” que se acompaña de una sensación de irrealidad e incredulidad. Esto se denomina negación y responde a un poderoso estímulo instintual. Posteriormente cuando la negación es superada por la realidad, aparecen sentimientos de espanto, miedo, temor o terror, emociones que se caracterizan por un campo de reacción psicológica muy limitado.

Después de un tiempo, que varía de persona en persona, aparece la tercera fase: la Depresión Traumática. Si nos va bien y podemos lidiar con todo lo anterior, se presentará la Fase de Resolución, en la que se integra la experiencia traumática, caracterizándose por una actitud vigilante, la revisión de nuestros valores, así como cambios afectivos que repercuten en la vida emocional y psíquica y entre ellos se encuentra la desilusión.

Dos factores provocan la desilusión: el quiebre de la eticidad vigente y la manifestación de la brutalidad. Por un lado es posible apreciar que lo normal es que el Estado prohibe al individuo recurrir a la injusticia; la educación brega por el respeto de los derechos del individuo. En tiempos como los que vivimos, se transgreden todas estas normas, se abandonan las restricciones éticas y el estado beligerante se entrega a la injusticia. Por otro lado, emerge la brutalidad en la conducta de los individuos, la sociedad se degrada y afloran las actitudes anímicas mas arcaicas y primitivas. La repentina libertad de ser agredido puede conllevar con facilidad a la libertad de agredir, anulando las normas morales intelectuales mantenidas hasta el momento.

Otra de las consecuencias es la perturbación en la actitud hacia la muerte. El ser humano no puede concebir la muerte propia, el inconciente está convencido de su inmortalidad. Es evidente que los actos que estamos viviendo los mexicanos arrasan dicha creencia, las personas mueren y no sólo uno por uno, sino multitudes de ellos, sin importar su género o edad o si son buenos o malos. Esta situación retorcida exige la disposición a morir y puede derivar en hacerlo también para matar.

Los imperativos “No matarás”, “Ama a tu prójimo como a ti mismo” son cancelados y transformados en su contrario. Lo prohibido antes es permitido hoy, nuevas normas empiezan a regir el accionar de la sociedad dentro de un marco de legalidad institucional.

No sólo cambia la actitud hacia la muerte, también se trastorna la actitud hacia la vida. La situación que vivimos es tan excepcional que deben esperarse trastornos psicológicos en quienes somos expuestos a estas nuevas condiciones de vida y que producen entonces lo traumático. Caemos en este estado de terror porque no estamos preparados para estas experiencias, estos ataques nos toman por sorpresa. El trauma no se deja olvidar por quienes lo padecemos, el shock traumático golpea y despierta la constitución previa de cada sujeto, reactiva sus propias defensas provocando efectos en el psiquismo. Sintomas motores, corporales, sufrimiento subjetivo, sensaciones melancólicas, depresivas, estado de duelo, ataques similares a crisis histéricas, debilitamiento y perturbación de las funciones psiquicas son algunas de sus manifestaciones sintomáticas.

Socialmente se alteran los lineamientos que mantienen las relaciones de la comunidad, se fomenta el divisionismo y se pierde la confianza en los demás.

En momentos así, como si fuera poco y de acuerdo a la experiencia de lo que ha sucedido en otras regiones del mundo, se corre el riesgo de que la violencia institucional pueda incrementarse pues los grupos en el poder pierden su capacidad política para controlar a la sociedad y otros sectores pueden también avivar aún más el fuego fomentando la formación de escuadrones de la muerte, grupos paramilitares, actividades represivas.

Quisiera cerrar este post con un mensaje de aliento, de esperanza y es lo que me está siendo más difícil, pero encuentro que más allá del terror, la consecuencia más grave de estas acciones es su efecto inhibitorio en el conjunto de la sociedad mediante la incrustación de la desesperanza, la apatía, el egoísmo y el resentimiento,

Las especies con mayor probabilidad de existencia son las que trabajan por el bien de la comunidad, es ahí donde radica su fortaleza.Los individuos en una comunidad cada vez más organizada se encuentran más protegidos y por lo tanto, su opción de subsistir y de reproducirse es mayor que la de las otras especies próximas, en la escala natural.

Las personas más afortunadas poseen un patrimonio mucho más valioso que su recurso material y es precisamente la manera en que logran hacer uso de sus recursos internos. El mecanismo psíquico posee los mismos elementos básicos en todos los seres humanos, pero su efectividad posee una gran diversidad (casi infinita) de posibles variaciones, que dependen del uso que les demos. No podemos elegir que lo que sucede en nuestro país pare, pero podemos elegir no sentirnos víctimas ante ello y levantarnos sobre nuestros pies y evitar que nos colapse y colapse a los nuestros y a nuestro país.

Evitémoslo acudiendo a lo mejor que hay dentro de nosotros, aunque ello conlleve exigencias, renunciemos a privilegios propios en pro del bien común, evitemos el divisionismo y el individualismo, veámoslo si quieren egoístamente: el bienestar de los demás es también el propio.

Hagámos el bien, aunque sea difícil, empaticemos con el prójimo, no neguemos la realidad aunque sea horrorosa, hagámos un inventario minucioso de ella con la mente abierta, todos queremos lo mismo: bienestar, el cómo o con quién es lo que ha generado mucha división entre muchos mexicanos, la mayoría de los cuales somos buenos seres humanos.

Utilicemos el sentido común, la reflexión, no nos dejemos engañar con “spots”, “gags”, “slogans” o sobadísimos lugares comunes, ya que revisar minuciosamente cada tabique sobre el que se cimientan nuestras creencias, valores, actitudes, prejuicios y preceptos traerá enormes beneficios; es en estos temas en donde la utilización de nuestros recursos internos puede convertir el infierno en el que ahora vivimos en algo digno de llamarse vida, porque en nuestro país se ha vuelto fácil sobrevivir, vivir es lo que cada día se hace más difícil.

l

Cuando El Alma Habla A Través Del Cuerpo: Cáncer y Emociones.

octubre 7, 2007

Existen cada vez más evidencias científicas acerca de cómo las emociones afectan positiva o negativamente nuestro sistema inmunológico, que es el encargado de defender nuestro organismo de agentes agresores.

Esto es, si nuestro sistema inmunológico no se encuentra abatido, cotidianamente rechazamos desde procesos infecciosos leves hasta cánceres.

A pesar de que aún en nuestros días muchos médicos se niegan a aceptar el hecho de que las emociones juegan un papel preponderante en la génesis de muchas enfermedades, como lo han venido señalando desde hace muchos años los estudiosos de la Psicología, las nuevas tecnologías tienden a evidenciarlo.

Me gustaría mencionar el trabajo del Dr. Ryke Geerd Hamer, médico alemán, Doctor en Medicina, con varias especializaciones y con un extraordinario talento también para inventar aparatos médicos.

Entre sus inventos se encuentra un bisturí no traumático que corta 20 veces más fino que una navaja de rasurar (Escalpelo Hamer), una sierra especial para hueso en cirugía plástica y una mesa de masaje que se ajusta perfecta y automáticamente al contorno del cuerpo.

Cuando terminó su especialidad en Medicina Interna en 1972, trabajó en la Clínica Universitaria de Tübingen como médico internista a cargo de pacientes con cáncer.

Casado con la Dra. Sigrid Hamer y gracias a las ganancias que le produjeron sus inventos, pudo irse a vivir y ejercer su profesión a Italia, donde su hijo Dirk fue accidentalmente herido de bala por el príncipe italiano Emmanuel de Saboya; tardaría en morir casi 4 meses.

Poco tiempo después de la muerte de su hijo, el Dr. Hamer desarrolló cáncer testicular y su esposa cáncer de mama.

Debido a que ambos eran personas jóvenes y sanas, pensó que el desarrollo de ambos cánceres podría estar relacionado con la pérdida inesperada y dolorosa de su hijo y emprendió un viaje científico asombroso, basado en esta experiencia de vida y en la que su trabajo con enfermos de cáncer le había proporcionado.

Regresó a Alemania como médico internista en jefe de la clínica oncológica de la Universidad de Múnich, en donde comenzó a investigar las historias de sus pacientes con cáncer y encontró que todos ellos, como él, habían experimentado un choque emocional inesperado, serio, dramático y vivido en soledad (por ejemplo la pérdida inesperada de un ser querido por una separación no prevista o por muerte, un diagnóstico o pronóstico para el cual uno no está preparado, un pánico repentino a la muerte, un enojo o preocupación intensa inesperada, un sentimiento repentino de abandono ya sea emocional, mental ó físico o un temor o amenaza inesperada).

Apegándose al método científico, siguió la hipótesis de que todos los procesos corporales son procesados desde el cerebro y que el shock que el conflicto genera se produce simultáneamente en la psique, el cerebro y en el órgano correspondiente al área cerebral afectada.

El Dr. Hamer llevó un estricto control de 40,000 casos, analizados por medio de escaneo cerebral y meticulosos registros médicos y psicológicos.

Hasta entonces, ningún estudio había investigado el origen de las enfermedades en el cerebro ni su papel como mediador entre la psique y el órgano enfermo.

El Dr. Hamer descubrió que cada enfermedad se origina como consecuencia de un choque o trauma que nos toma completamente por sorpresa. En el momento en que el conflicto inesperado ocurre, el choque impacta un área específica en el cerebro causando una lesión (más tarde llamada Foco de Hamer), visible en un escáner cerebral como un grupo de anillos concéntricos nítidos.

Los radiólogos las consideraban como imágenes creadas por una falla en la máquina, pero Siemens, un fabricante de equipos de tomografía computarizada certificó que estas lesiones objetivas no podían ser fallas pues cuando la tomografía se repetía y se tomaba desde diferentes ángulos, la misma formación anular aparecía siempre en el mismo lugar.

Las células cerebrales que reciben el impacto envían una señal bioquímica a las células del cuerpo correspondientes, provocando el crecimiento de un tumor, la necrosis de un tejido o la pérdida funcional, dependiendo de cual capa del cerebro recibe el choque.

La razón del porqué conflictos específicos están irrefutablemente unidos a áreas específicas del cerebro es que, a través de nuestra evolución histórica, cada área del cerebro fue programada para responder de manera instantánea a conflictos que pudieran amenazar nuestra supervivencia.

Mientras el tallo cerebral (la parte más antigua de nuestro cerebro) está programada con cuestiones básicas de supervivencia como respiración, reproducción y alimentación, el cerebro (la parte más nueva y por lo tanto, más evolucionada) está más relacionada con temas de tipo social y territorial. La investigación del Dr. Hamer es absolutamente acorde con las leyes naturales de la Embriología y a la lógica de la evolución.

Los animales experimentan estos conflictos biológicos en términos reales, por ejemplo, con la pérdida del nido o del territorio, una separación de su cría, de su pareja o del grupo social ó cuando sufren un susto de muerte.

Debido a que los humanos desarrollamos una forma de pensar simbólica, podemos experimentar estos conflictos no sólo en un sentido literal, sino también figurado.

Una “pérdida territorial” puede ser un divorcio o la pérdida inesperada de nuestro trabajo. Un”conflicto de abandono“puede ser causado por ser llevado a un asilo o por la pérdida de un ser amado, un”conflicto de miedo a morir“ puede ser provocado al conocer un diagnóstico grave y el miedo concomitante a perder la vida.

Por ejemplo: una madre recibe la noticia inesperada de que su hijo se vió involucrado en un accidente. Este tipo de conflicto impacta en el área del cerebro que controla las glándulas mamarias de una mujer, pudiendo formar un tumor de mama, que fue lo que sufrió la esposa del Dr. Hamer, por cierto, después de la pérdida de su hijo.

El tamaño y la gravedad de la lesión estará determinado por la intensidad y duración del conflicto.

En Octubre de 1981 el Dr. Hamer presentó su investigación a la Universidad de Tübingen como tesis post-doctoral. El objetivo era tener probados sus descubrimientos en casos equivalentes para que la Nueva Medicina Germánica, que fue como denominó a su disciplina, pudiera ser enseñada a todos los estudiantes de medicina y los pacientes pudieran beneficiarse de sus descubrimientos lo antes posible.

Para su gran sorpresa, pues hasta entonces había sido considerado mundialmente como una reconocida eminencia médica, el comité de la Universidad rechazó su trabajo y rehusó evaluar su tesis, un caso sin precedentes en la historia de las universidades y le fue dado un ultimátum: renegar de sus descubrimientos o no ver renovado su contrato.

Fue extremadamente difícil para él entender por qué estaba siendo expulsado de la clínica al presentar descubrimientos científicos bien fundamentados. Después de darle de baja, se retiró a su práctica privada donde continuó su investigación.

Varios intentos de abrir una clínica privada fallaron debido a esfuerzos concertados para oponérsele. Cartas de los pacientes del Dr. Hamer dirigidas a las autoridades de salud permanecieron sin respuesta o fueron regresadas con el comentario: ” ¡No aplicable!“.

En 1985 la Dra. Sigrid Hamer, su esposa, fallece. Nunca se recuperó del pesar por la muerte de su hijo y de la persistente intimidación de la familia de Saboya y muy probablemente, también de las autoridades médicas y académicas.

El hostigamiento al Dr. Hamer culminó en 1986, cuando una sentencia de la corte le prohibió continuar con su práctica médica.

A pesar del hecho de que su trabajo científico nunca fue desaprobado, perdió su licencia médica a la edad de 51 años, pues se rehusó a renunciar a sus descubrimientos sobre el origen del cáncer y a regirse por los principios de la medicina oficial.

Privado de su licencia médica, el Dr. Hamer dependía ahora de otros doctores para obtener escaneos cerebrales y registros médicos de pacientes.

Para 1987 ya había analizado más de 100,000 casos y fue capaz de expandir su descubrimiento de las Cinco Leyes Biológicas de la Nueva Medicina Germánica, como denominó a sus descubrimientos.

Mientras tanto la prensa y la medicina establecida no pararon de atacar su trabajo, hasta la fecha. Periodistas y médicos”expertos“retrataban al Dr. Hamer como charlatán, sanador milagroso autoproclamado, líder de culto, o criminal demente.

Hubo incluso solicitudes para evaluar su condición mental por parte de psiquiatras elegidos por la corte.

En 1997 el Dr. Hamer fue arrestado y sentenciado a 19 meses en prisión por haber proporcionado a tres personas información médica sin tener licencia médica. En contraste, trece años después de haber asesinado a Dirk Hamer (1991) Víctor Emmanuel de Saboya había sido sentenciado a solo 6 meses de audiencias por la posesión ilegal de un arma.

Cuando el Dr. Hamer fue arrestado la policía requisó los archivos de los pacientes que él venía estudiando.

Todavía la Universidad de Tübingen rehúsa aprobar el trabajo científico del Dr. Hamer a pesar de dos órdenes de la corte en 1986 y 1994.

De igual manera, la medicina oficial rehúsa aprobar la Nueva Medicina Germánica a pesar de las numerosas verificaciones tanto por parte de médicos como de asociaciones profesionales.

El 9 de Septiembre del 2004 el Dr. Hamer fue arrestado en su casa en España…. y después de un año y medio en la prisión francesa de Fleury Merogis, el Dr. Hamer fue finalmente liberado en Febrero del 2006.

A pesar de la enorme importancia de los descubrimientos del Dr. Hamer, su trabajo cuenta con muy poca difusión, me pregunto si en ello tendrán algo que ver las multinacionales farmacéuticas que reportan multimillonarias ganancias gracias a sus fármacos contra el cáncer, pero nos ocuparemos de ello en un siguiente post. Hasta entonces.

¿Cómo Romper con un@ Psicópata? (Parte 3 de 3)

septiembre 23, 2007

Puedes voltear tu mirada al cielo y dar gracias por lo afortunad@ que eres si después de dar tú por terminada la relación con un@ psicópata, él o ella únicamente se dedican a esparcir mentiras y difamaciones que destruyan tu reputación.
¿Por qué? te preguntarás. Pues bien, debido a su incapacidad para amar y para sentir, su relación con los demás es a través del poder y del control y al sentirlos desafiados, reaccionará de algún modo.
La experiencia de tratar con un psicópata puede ser muy inquietante para la mayoría de la gente, sin mencionar que cuando te desheche, puedes estar segur@ de que serás por lo menos difamad@, sin lugar a dudas.
¿Qué se puede hacer para enfrentar la reacción de un psicópata? Bien, primero olvídate de las más elementales reglas de educación.
Recuerda que estás tratando con alguien que carece de la mínima empatía, conciencia, remordimiento o sentimiento de culpa. Acuérdate de la película “Predator”.
Los psicópatas muestran una gran falta de preocupación por los efectos devastadores que sus acciones tienen en los demás.
Es un malvado en el sentido literal de la palabra, jamás lo olvides.
La ética y todo eso, aquí no te sirve. No hay cabida para negociaciones ni pactos con un psicópata.
Simplemente evítalo y si eso no es suficiente, denúncialo a las autoridades.  y si lo consideras necesario, hay grupos de autoayuda que pueden darte un enorme soporte y comprensión.

¿Enamorad@ de un@ psicópata? (Parte 2 de 3)

septiembre 23, 2007

Vamos a aterrizar tanto concepto clínico en algo que te sea útil en la vida cotidiana.
Entablar una relación con un psicópata es como montarse en un vehículo de alta velocidad con frenos defectuosos.
De manera extraña, mientras que él no brinda ningún amor verdadero a nadie, ni siquiera a su propia madre, es absolutamente capaz de inspirar amor a veces hasta fanático en los demás.
Imagínate, no importa que edad, status, coeficiente intelectual, género o preferencia sexual tengas, que conoces a alguien realmente atractiv@ y encantador, que da la impresión de poseer enormes cualidades humanas e intelectuales, extrovertido, con gran habilidad para relacionarse con los demás, con una enorme capacidad oratoria, con enorme capacidad para por medio de la verborrea salirse con la suya de cualquier apuro, con inclinación a ser admirado y adulado y que muestra un enorme interés en ti.
Estás maravillad@ con tu buena suerte, pero con el trato más frecuente hay cosas que empiezan a no checarte, por ejemplo, no sabes porque, pero no sientes una verdadera intimidad con esa persona, lo notas que es incapaz de sentir compasión o mínimo lástima por otros en situaciones desafortunadas o de ponerse en el lugar de otra persona, si ha lastimado a alguien, parece no importarle, aunque exprese verbalmente que sí, pero cuando hablas con él o ella acerca de todo esto, te quedas muy confundid@ y piensas que tú eres quien está mal, aunque tu intuición te dice que algo no está bien en él o ella o con tu relación.
¡Cuidado!
El psicópata es un manipulador que sabe exactamente lo que nos mueve y cómo manipular e influenciar nuestros sentimientos.
Poseen el talento de ver dónde hay mujeres “amables, cariñosas, generosas”.
La mímica es a menudo utilizada para convencer a los otros de que el psicópata es un ser humano normal. Él hace esto para crear una falsa empatía con su víctima.
El psicópata intentará hacerte creer que tiene emociones normales, contando alguna historia triste o profesando experiencias profundas, conmovedoras; la verdad es que la mayoría de los psicópatas pasan por la vida como en una incubadora, emocionados por poca gente y sin sentir ninguna verdadera compasión hacia los demás; pero mentirán para convencerte de que poseen emociones normales.
El factor de la compasión es una razón por la cual las víctimas se enamoran a menudo de esta “pobre” gente.
La mentira para el psicópata es como la respiración. Cuando se les cacha en alguna mentira y se les confronta, inventan nuevas mentiras, y no les importa ser descubiertos. Negarán la realidad hasta que sus víctimas sufran de una crisis nerviosa.
Hare, un profundo estudioso de la psicopatía plantea: “La mentira, el engaño, y la manipulación son talentos naturales en los psicópatas… cuando son pillados en alguna mentira o desafiados con la verdad, rara vez quedan perplejos o desconcertados, cambian simplemente sus historias o procuran remoldear los hechos de modo que parezcan constantes con respecto a la mentira”. El resultado es una serie de declaraciones contradictorias y un oyente profundamente confundido. La manipulación es la clave de sus conquistas, y la mentira es una forma de alcanzar esto.
El psicópata se distrae e impresiona principalmente por su propia representación ostentosa de sí mismo, lo que lo conduce muy seguido a decir involuntariamente a la gente cosas que lo llevan a su detección.
A menudo se olvidan de las mentiras que dijeron y cuentan historias contradictorias, lo que hace que el que lo escucha se pregunte si el psicópata está loco o bien el que le escucha, aunque en este caso ninguno de los dos lo están, los psicópatas no están locos.
Lo más asombroso, sin embargo, es su memoria selectiva. Puede que un psicópata no recuerde las promesas que te hizo ayer, pero recordará algo del pasado si satisface de alguna manera sus propósitos. Frecuentemente hacen esto siempre que se los confronta o se los pilla en una mentira.
La mayoría de los psicópatas son muy arrogantes y engreídos. Sin embargo, cuando tratan de encandilar a una víctima potencial, dicen las cosas “correctas” en el momento debido y te hacen creer que son almas buenas y generosas; no siempre, pero a menudo.
La verdad es que los psicópatas no son altruistas y realmente no les importan las amistades ni los lazos, aunque finjan y manifiesten una preocupación por los más débiles o los más pobres, no es cierto.
Ellos ven a los demás como objetos en relación con ellos mismos.
Por lo general, la mayoría de los psicópatas se jactarán infinitamente de sus hazañas y de las cosas “malas” que han hecho (esto debería ser una señal de alerta), pero mucho más frecuentemente que lo contrario, la persona que está fascinada con él no escuchará a la razón, aunque otros que lo conozcan la adviertan sobre su comportamiento pasado.
¿Por qué? Una vez más, porque el o la psicópata te hace sentir tan “especial”.
No es real, sólo está actuando porque así le conviene.
El Dr. Black afirma que una de las señales más obvias de psicopatía es la manera en que el psicópata se jacta de sus experiencias, sin importar “cuán desagradables sean… su comodidad aparente con respecto a su comportamiento pervertido, la tranquilidad con la cual habla de romper cada regla.”
Un psicópata que conocí una vez, no en mi consultorio sino socialmente, profesor de prestigiosísima universidad privada de la Ciudad de México, cierta vez me confesó que él no sentía absolutamente nada ante el enorme daño que les había causado no solamente a sus padres, ex-mujer y otros familiares cercanos, sino incluso a sus amigos de toda la vida. Él argumentaba que eso lo exentaba de ser una mala persona, pues no obtenía placer al provocar ese daño, sino simplemente indiferencia.
Sobra decir que esa fue la última vez que lo vi, pues reconocí en él todo el cuadro de la psicopatía gracias a este aparentemente banal comentario.
El psicópata esta lleno de codicia por dentro, relacionándose con el mundo a través del poder, aunque, como dije, por fuera puede afirmar estar del lado de los desafortunados o de los oprimidos. En otra ocasión conocí a uno a quien le gustaba repetir frases como “tienen que dejar de oprimir a mis hermanos” pero eso no significaba nada para él. De hecho era racista. El psicópata se identifica también a menudo a sí mismo como revolucionario.
Por otro lado, el psicópata también presenta muy seguido una imagen de sí mismo como el antihéroe deprimido (del tipo de “su propio peor enemigo”) y a algunos les gusta verse a sí mismos como lobos solitarios. El psicópata puede incluso afirmar que es sensible y profundo, pero por dentro no es nada más que vacío y codicia.
Si el psicópata es conciente o no de su conducta, es algo que se debate a menudo.
Es mi personal opinión que los psicópatas normalmente saben exactamente lo que están haciendo, aunque otros sugieren que los psicópatas “nacen, no se hacen.”
Aunque estudios han mostrado que a menudo vienen de un nivel socioeconómico y/o estatus social empobrecido o bajo (en uno de los estudios del Dr. Donald Black, muchos de los hombres eran “en su gran mayoría blancos, de clase trabajadora y media baja, y casados, y la mayoría no se habían graduado del la escuela secundaria”). permítanme añadir que los psicópatas pueden existir en cualquier clase social. No se dejen engañar porque lo vean adinerado, educado, exitoso y aparentemente respestable.
También me gustaría señalar que de acuerdo con la Sexta Edición de Abnormal Behaviour (Comportamiento Anormal), impresa en el 2000 por los Dres. David Derald y Stanley Sue, los índices si varían por género. En su excelente texto hay incluido un reporte realizado por la Asociación de Psiquiatría Americana que dice que la estimación general es del 3% en los hombres, y de menos del 1% en las mujeres [Personality Disorders and Impulse Control Disorders, Trastornos de la Personalidad y Trastornos de Control de Impulsos].
Yo asumiría que es algo que no se puede tomar a la ligera. De acuerdo con estas estadísticas, eso querría decir que tres de cada diez hombres y tal vez una de cada diez mujeres que conozcas pueden ser psicópatas .
Intentar “distinguir” a un psicópata por su aspecto no es fácil y la verdad es que un@ psicópata atractiv@ es probablemente más peligros@ que uno@ menos atractiv@, sin excepciones.
Al igual que el narcisista, el psicópata posee una actitud arrogante, desdeñosa, y condescendiente; sin embargo, hay que remarcar que a menudo en la etapa inicial en la que seduce a alguien nuevo, su verdadero carácter se mantiene oculto, por supuesto. Es por eso que cuando una mujer advierte a otra mujer que un hombre es un psicópata, su más reciente víctima no será capaz de creer en las historias malas que le cuentan sobre él. Su respuesta será “pero es tan encantador, tan amable, tan agradable…” y así sucesivamente. Sí. Exactamente. Él la está engañando.
Los psicópatas no sólo negarán y trivializarán, también evitarán contestar directamente a las preguntas que les haga. No te rompas la cabeza intentando entenderle, es otro proceso de sentimiento, emoción y sentimiento el de ellos, amén que jamás te contestarán con la verdad.
Aunque hay personas suficientemente fuertes como para enfrentarse a un psicópata, la gran mayoría saldrán dañados permanentemente de una relación con él.
Muy seguido son “totalmente francos sobre el asunto, afirmando tranquilamente que no sienten absolutamente ningún sentimiento de culpa, que no lamentan el dolor ni la destrucción que han causado, y que no hay razón alguna para que se sientan preocupación” [Hare]. Pero ojo, no confundas esto con honestidad, es vil, vulgar y llano cinismo.
Es por esta razón que Hare cree que la terapia vuelve peores a los psicópatas; la mayoría de ellos aprenden sobre emociones humanas a través de la psiquiatría, y “les encanta atribuir sus defectos y problemas al abuso infantil.” [Hare].
En cuanto a la recuperación del psicópata, a pesar del dolor que esto pueda causarte, el psicópata jamás se recupera y aunque la psiquiatrísa o la psicoterapia tuviera algo que ofrecerles, te aseguro que no les interesa, ellos no sienten ningún tipo de malestar con su patología.
Mientras que pocos psicópatas cometen crímenes violentos, la crueldad del psicópata promedio oscila generalmente dentro de acciones sutiles, pero sin embargo devastadoras:
“Exprimir a los demás como un parásito y despojarlos de sus posesiones, ahorros, y dignidad; hacer y tomar agresivamente lo que ellos desean; descuidar vergonzosamente el bienestar físico y emocional de sus familias; involucrarse en una serie interminable de relaciones sexuales ocasionales, impersonales y triviales; entre otras cosas.” [Hare].
Ésta es una característica mayor de su carencia de empatía. Es bueno que te enteres que el psicópata gastará mucho esfuerzo (a expensas de ti) en crear planes, expectativas, etc., pero que darán muy poco, o nada a cambio.
El psicópata es puro egoísmo, avaricia, y crueldad. No le importará herirte, traicionarte ni usarte ni mucho menos botarte cuando ya no le seas útil.

“Mentiroso, Mentiroso …”. La Psicopatía (Parte 1 de 3)

septiembre 23, 2007

 

“El mal no es lo que entra en la boca del hombre, sino lo que sale de ella”.

Jesucristo (4 AC-30) Fundador del cristianismo.

El sociópata es ese individuo egoísta, absorto en sí mismo, sin conciencia, empatía ni sentimiento alguno hacia los demás y para quién las reglas sociales no tienen ningún significado. En Wikipedia se afirma que “… la mayor parte de los psicópatas no cometen crímenes, pero no dudan en mentir, manipular, engañar y hacer daño para conseguir sus objetivos sin sentir por ello remordimiento alguno”, también ahí se afirma que “… la psicopatía es incorregible, aunque se pueden utilizar fármacos antipsicóticos para reducir su impulsividad y rehabilitación conductual con una alta disciplina, pero las terapias de rehabilitación habituales no sólo son ineficaces, sino peligrosas.”
La Psicopatía es un Trastorno de la Personalidad tan amplio que la mayoría de nosotros ni siquiera se lo podría imaginar, pues abarca desde aquel grupo caracterizado por individuos con conductas antisociales tales como agresividad, destructividad y falta del control de impulsos, como lo son por ejemplo los asesinos seriales, hasta aquellos individuos cuyos rasgos distintivos pueden pasar desapercibidos para la mayoría ya que son difusos y difíciles de identificar como peligrosos y que por ello, pueden terminar siendo tu pareja e incluso el ex-presidente de tu país: encanto irresistible, carisma, locuacidad, falta de remordimientos o culpa, afectos superficiales, falta de empatía, deshonrestidad, renuencia a aceptar responsabilidades son algunas de sus características.
Aquí me enfocaré en este último grupo, pues muchos de nosotros hemos estado relacionados con individuos así sin siquiera imaginarlo y son peligrosos ya que generan muchísimo dolor y sufrimiento tanto emocional, como hasta económico a sus allegados (parejas, amigos, familiares, socios, gobernados) ya que son depredadores que hacen daño a los demás de manera planeada, decidida y carente de emociones.
El psicópata no sufre, aunque muchas veces finge estupendamente un falso sufrimiento con el fin de manipular y lograr sus planes.
Este subtipo de psicópatas llega a menudo a creerse sus propias ficciones.
Por lo general están dotados de uno que otro talento y lo utilizan a su favor para seducir, manipular y persuadir a otros para que abandonen todo lo que poseen a conveniencia del psicópata, incluso hasta sus vidas.
Muchos líderes de sectas o de cultos religiosos han sido y son psicópatas.
Su falta de emociones refleja un estado de desprendimiento, de audacia perversa junto con una carencia de ansiedad.
Tienden a operar con una conducta grandiosa, una actitud pretenciosa, un apetito insaciable y una tendencia hacia el sadismo.
Su violencia, que no necesariamente es física sino con alta frecuencia moral y psicológica, es planeada.
Su falta de temor es probablemente la característica prototípica.
Es difícil decir qué es lo que los motiva, posiblemente el control y la dominación.
A pesar de que el psicópata tiene gustos, preferencias y afición por los placeres que la compañía humana puede traer, las investigaciones que hasta ahora se han hecho demuestran que es totalmente egocéntrico y que valora a los demás solamente porque aumentan su propio placer o mejoran su estatus.
No sólo codician las posesiones y el poder, sino que también sienten un placer especial al usurpar o quitarle a los otros, así sean sus familiares más cercanos, lo que puedan.
Plagian, estafan, extorsionan y disfrutan todo ello mucho más que si hubiera sido fruto de un esfuerzo honesto y una vez que han agotado todo lo que pueden de una fuente la hacen a un lado y se vuelven hacia otra para explotarla de igual manera.
Su placer al causar la desgracia de otros es insaciable. Utilizan a la gente como medio para alcanzar un fin, subordinandola y degradadandola.
Se cree que una de las principales causas del comportamiento sociopático son anormalidades neurológicas principalmente en el lóbulo frontal del cerebro. Esta área también se relaciona con el condicionamiento del miedo. La actividad anormal anatómica o química dentro de esta área del cerebro puede ser causada por un crecimiento anormal (posiblemente genético), una enfermedad cerebral, o alguna lesión.
Se sabe desde hace ya bastante tiempo que las amígdalas, dos regiones pequeñas ubicadas cerca de la base del cerebro, afectan a la agresión, la sexualidad y la imprudencia. Recientemente, también han demostrado afectar la manera en que la gente interpreta las emociones de otras personas. Un daño sutil en las amígdalas puede explicar muchas de las características de los psicópatas – incluyendo la dificultad de comunicar emocionalmente con ellos. Puede ser que simplemente no puedan “ver” emociones en los otros.